martes, 29 de diciembre de 2009

Poesía 1

No te pediré ni besos ni caricias
ni el abrazo infinito
ni el mirarse las almas
siquiera te exijo que te acerques
y que juntos miremos el alba
ni que me des la suavidad de un día
ni todos los ardores de una noche
No te pediré el trámite absurdo
de una cena en un lugar de luces tenues
ni tramar la vida juntos
hundidos en la abominable maraña
de gente y gente y gente y gente
Solo mira el insondable universo
elige un lugar maravilloso
rodéate de ángeles y dioses
y cuando estés allí donde te guste estar
simplemente existe
por favor
existe.

2 comentarios:

  1. Qué hermoso poema. Me gusta su claridad y su final sorprendente y conmovedor.

    ResponderEliminar